Semana Santa - Ascética y Apasionada

"Durante siete días, Andalucía está rodeada de un halo espiritual. La Semana Santa es una tradición que se repite año tras año,  es un período en el que no sólo los devotos sino también los amantes de las tradiciones y los que quieren conocerlas convergen en las calles y plazas o bien participando en las procesiones o bien como simples espectadores de ellas. El ambiente y la mística hacen que las calles parezcan un templo al aire libre.

La destreza y habilidad que hay detrás de los desfiles procesionales se debe a las hermandades religiosas. Ellas tienen la responsabilidad del mantenimiento de las esculturas así como de la coordinación de los penitentes y de las bandas de música. Muchos miembros de las hermandades desfilan en las procesiones con cirios (velas grandes), varillas o banderines, dependiendo de la jerarquía. La jerarquía más alta la ostenta el Hermano Mayor, que lleva una varilla de oro.

Los “cargadores” o “costaleros”  llevan el peso de los pasos y de las esculturas religiosas que representan escenas bíblicas de la Pasión de Jesús. Son dirigidos por el “capataz”, que se asegura de que el paso se lleve con la máxima seriedad, gracia y tradición. Los pasos o tronos son seguidos por los penitentes o nazarenos, que van vestidos con túnicas y capirotes y llevan la cara tapada. Algunas mujeres pueden ir vestidas de mantilla.

Lo más emotivo de la procesión es cuando los pasos entran en sus respectivas iglesias. Este es el momento cuando arte y religión parecen fundirse en uno. Hay que tener en cuenta que las imágenes han sido creadas por espléndidos escultores y artesanos y que las mejores datan de los siglos XVI y XVII.

Las escenas están llenas de color y sonido, gracias a la variedad policromática de túnicas, capirotes, insignias y estandartes. También son emocionantes los ritmos lentos de los redobles de los tambores y de las marchas procesionales, el sonido de las horquillas y los conmovedores lamentos de las “saetas”. La saeta es un cante de tipo popular religioso, similar al flamenco, que se canta en los desfiles procesionales.

Incluso si no eres religioso, es difícil no emocionarse con la conmovedora atmósfera. Para algunos es simplemente una fiesta llena de diversión, para otros es una semana de ritual y reflexión. Sin ninguna duda, la Semana Santa en Andalucía es una tradición que forma parte de su cultura y que refleja el espíritu de su gente."