Influencia del francés en el español

Una influencia muy importante en el desarrollo del español es el idioma francés. Lingüísticamente, los dos idiomas comparten un antepasado común en el latín vulgar; por eso, es obvio que los dos se influenciaron a causa de las similitudes en sus orígenes. Además, Francia y España comparten una frontera geográfica y una línea familiar (de la realeza), lo cual permitió un intercambio abierto de la lengua.

La primera influencia del francés en el español contemporáneo comenzó durante los siglos XVII y XVIII como resultado de una conexión familiar entre las monarquías. Sin embargo, la influencia de Francia en España no se basaba exclusivamente en el gobierno. Durante esa época, el francés era la lengua más importante del mundo.

La lengua funcionaba como una representación de un imperio muy poderoso; por eso, está claro que la lengua ejerció su influencia en España. Sin embargo, “el francés no sólo llegó a ser la lengua con más prestigio del continente;” sino que se convirtió en una representación de estilo. A causa de esta creencia, los miembros de la corte real hablaban el francés con más frecuencia. Con la adopción de muchas palabras, frases e ideales de la lengua francesa, el intercambio lingüístico era una innovación cultural con sus raíces en la literatura y el arte del francés.

No solo la historia o las corrientes filosóficas han facilitado la entrada de palabras de origen francés en nuestro idioma, también gracias al “savoir-faire” francés como la moda y la gastronomía. Salimos, vestimos con prendas, etc., cuyos nombres son franceses: pantalón, blusa, chaqueta, chal, corsé; usamos tejidos como el satén, la franela, el piqué, el canesú.

Por eso, ir a un restaurante donde te pongan un gran bufé y un champán excelente es una costumbre francesa además de contener palabras muy conocidas como restaurante (restaurant), bufé (buffet) y champán (champagne).

Estas palabras que fueron adoptadas del francés se conocen como galicismos. Dicha influencia léxica apareció desde la Edad Media. Aquí tenéis algunos ejemplos:

chimenea (cheminée); dama (dame); jamón (jambon); billete (billet); fresa (fraise); botella (bouteille); bulevar (boulevard); consomé (consommé); coñac (cognac); higiene (hygiène); quiosco (kiosque).