El pirata gaditano Pedro Hernández Cabrón y su relación con su apellido

Cádiz siempre fue lugar de aventuras y, por sus angostas calles, siempre corrieron, de boca en boca, historias de tesoros, de duros antiguos, de piratas, contrabandistas y aventureros.

Por eso, hemos querido iniciar esta nueva sección en nuestro blog, que denominaremos “Curiosidades Gaditanas" con la figura del pirata Pedro Cabrón.

Este singular personaje fue comerciante, regidor, conquistador y pirata, que vivió en Cádiz en tiempo de los Reyes Católicos y que su crueldad llegó a tal junto que su segundo apellido originó el término “cabrón", que según nuestro diccionario de la RAE pasó a significar “persona que hace malas pasadas y resulta molesto".

Y tanto, nuestro paisano que universalizó uno de los adjetivos más despectivos de nuestra lengua “cabrón", atemorizó con una crueldad inusitada a sus enemigos, sin piedad. Intervino en la conquista de las islas Canarias y en 1749 parece que el “Cabrón" se dedicó a capturar la tripulación de navíos canarios para, posteriormente, venderlos como esclavos. ¡Toda una cabronada de un cabrón!

También se cuenta que partió del puerto de Cádiz con 25 naves cargadas con judíos, víctimas de la expulsión de los Reyes Católicos, con destino a Orán. Sin embargo, los judíos nunca llegaron a su destino.

Curiosamente, de pirata llegó a ser almirante de los Reyes Católicos.

Y es que el sabio refranero dice que “todo cabrón tiene suerte". Pero, de todos modos, “hay que ser cabrón para hacer lo que hizo Pedro Hernández CABRÓN"